Toxina botulínica

La toxina botulínica es una neurotoxina que actúa a nivel muscular disminuyendo la capacidad de contracción de la musculatura de manera temporal, generando así una atenuación de las arrugas o líneas de expresión.

A nivel facial ésta se inyecta directo en la musculatura de la frente, entrecejo o zonas laterales a ojos (patas de gallo) y dependerá de la necesidad de cada paciente.

El procedimiento dura aproximadamente 20 minutos, se aplica  frío local (para anestesiar la zona a puncionar) y se realiza infiltración de pequeñas dosis (entre 0,05 y 0,1 ml app.) mediante la utilización de una aguja fina.

Para arrugas ubicadas bajo el tercio superior, se prefiere la utilización de otras sustancias (Ver Ácido Hialurónico).

Los cuidados post procedimiento consisten en no frotar la zona ni recostarse durante 3 a 4horas, retomando así su vida diaria con normalidad.

Los resultados se aprecian aproximadamente desde las  48 horas siendo máximos a los  14 días. La duración del efecto depende de cada paciente, pudiendo ser entre 3 a 4 meses  si es primera vez que se aplica toxina botulínica. Se considera que el efecto puede ser acumulativo en el tiempo.